Embalse Portomarin Portomarín, caminos de auga y sueños home conferencia hidroráfica del Miño-Sil Portomarin concello
Imaxe do panel: María Josefa Vázquez (San Xoán, 1922)
 Recuerdos 

María Josefa Vázquez (San Xoán, 1922)

  • Compartir

De todos los vecinos de Portomarín con los que hablamos para elaborar este mosaico, María Josefa Vázquez es la más anciana. Con 91 años cumplidos destila simpatía y recuerdos de un tiempo que queda muy atrás en la memoria y no duda en sacar con divertimento viejas anécdotas infantiles: “A veces, entre los de San Pedro y San Juán andábamos a piedras unos con otros”.

María Josefa recuerda un Portomarín ya muy distante, de la década de los 20 y de los 30 del siglo pasado, también bastante más duro: “Había pobres y ricos como ahora. Nosotros éramos pobres. Mis padres tuvieron doce hijos, de los cuales vivimos nueve y ya sólo quedo yo. Trabajábamos a destajo en las pocas tierras que teníamos y en las que nos tenían arrendadas”. Su padre le tenía también arrendado un caneiro a un hidalgo de la zona. La familia vendía parte de las anguilas capturadas y el resto eran uno de los platos principales en la mesa: “Las conservábamos en sal y luego íbamos comiéndolas fritas o en empanada, como le cuadrara”.

A pesar de los malos tiempos vividos, bien diferentes a los de hoy en día, María Josefa habla con una chispa en los ojos al rememorar su juventud, los bailes y los baños en el río al atardecer que le costaron alguna que otra pulmonía. “A mí aquello me gustaba porque ya se sabe que dónde uno nace... Ahora también es cierto que tenemos otras comodidades”