Embalse Portomarin Portomarín, caminos de auga y sueños home conferencia hidroráfica del Miño-Sil Portomarin concello
Imaxe do panel: Ayuntamiento de Portomarín
 Portomarín 

Ayuntamiento de Portomarín

  • Compartir

En la historia

El 8 de Febrero de 1946 la villa de Portomarín fue declarada Conjunto Histórico Artístico.

La importancia del municipio se vislumbra en numerosos vestigios arqueológicos, que en forma de medorras y castros proliferan por todo el municipio. Ejemplos de eso son el Castro de Catromaior, el Castro deVires, el Castro de Bedro, Castrolobrixe , Castro de Vila y el Castro de Soengas.

A los romanos se debe la construcción en el siglo II del primer puente de la villa, que unía los dos barrios, y que luego sería aprovechado por los peregrinos en su peregrinaje a Santiago, convirtiéndose en un enclave fundamental en el Camino de Santiago, pues era una de los pocos puentes que por aquel entonces permitían cruzar el Miño. Portomarín ya aparece citada cómo "Portumarini" en el año 792.

El origen del pueblo parece estar ligado al conde Don Gutierre y a la condesa Doña Ilduara, padres de San Rosendo, obispo de Mondoñedo y fundador del convento de Celanova en el s. X

Durante la Edad Media debió de conseguir gran importancia, incluso hasta el punto de contar con 3 órdenes de caballería. En el margen izquierdo estaban los Caballeros de la Orden de Santiago, nacida en el convento de Loio, y la Orden del Templo. En el margen derecho estaba la Orden de los monjes-caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén. El carácter guerrero de estos monjes explica el aspecto de fortaleza de la Iglesia de Sano Xoán, conocida ahora como de San Nicolás, al estar situada en el barrio de San Nicolás del nuevo Portomarín.

En el Códice Calixtino aparece Portomarín denominado como Pons Minea (puente del Miño), y ya entonces era un hito importante del camino jacobeo, siendo su mayor esplendor sobre todo en los siglos X al XII, cuando Portomarín, paso obligado del Camino de Santiago es considerado uno de los marcos mas importantes, tras pasar la cima del Cebreiro.

En 1112 el Puente fue destruído por Doña Urraca, reina de Castilla, para frenar el paso de las tropas de su marido, Alfonso el Batallador, y 8 años más tarde esta misma reina ordenaría reconstruir el puente a un tal Pedro el Peregrino. 

Posteriormente el arzobispo Pedro Arias entregó el burgo de Portomarín a la recién creada Orden de Santiago. Bajo el reinado de Alfonso IX la villa pasó a depender de la orden de San Juan de Jerusalén.

En el 1126 Pedro el Peregrino construyó un hospital, en cuya fachada se leía la frase "Domus Dei" . El Hospital, dedicado a la atención de los peregrinos, fue confiado a la Orden de Santiago y luego a la Encomienda de San Juan, a la que también correspondía el burgo de Portomarín y el cuidado del puente y del Camino de Santiago. El Hospital fue derrumbado en 1944.

La antigua villa estaba constituída por dos barrios, divididos por el río Miño, el de San Pedro en el margen izquierdo y el de San Juán en el margen derecho.

El nuevo Portomarín se creó a mediados del siglo XX en las tierras altas del monte del Cristo en la margen derecha del río Miño. Portomarín viejo duerme bajo las aguas del embalse de Belesar. La villa se trasladó al Monte do Cristo debido a la construcción del pantano.

El patrimonio monumental fue trasladado piedra a piedra a su actual emplazamiento. Se trasladaron las iglesias de San Nicolás , San Pedro y algunos pazos del siglo XVI, como el del Conde de la Maza del siglo XVI y el Pazo de Berbeteros, del siglo XVII.

La iglesia de San Xoán, hoy denominada de San Nicolás, construída en los siglos XII y XIII, es uno de los monumentos románicos más singulares del Camino de Santiago, la iglesia de San Pedro, fechada en el siglo X, forma parte de un conjunto integrado por el Pazo de Berbetoros y el Pazo del Marqués de Paredes.

Hoy, el primitivo pueblo está bajo las aguas del embalse de Belesar cuyas obras se inician en el año 1956. Su cola, de más de 40 km, sumergiría para siempre esta villa, naciendo el Portomarín que hoy contemplamos en el año 1962.

En la actualidad

La villa de Portomarín situada en la provincia de Lugo, en los márgenes del río Miño, conserva las carcterísticas de la tradicional villa gallega, con soportales, calles adoquinadas, y casas de baja altura, lo que la hace dueña de un encanto especial. Se encuentra a 25 kms. al sur de la capital lucense. Limita con los ayuntamientos de Guntín, O Páramo, Paradela, Taboada y Monterroso.

Famosa por la belleza paisajística, el esmero con el que se mantienen los muchos espacios naturales existentes en el ayuntamiento, Parques como el de Manuel de Blas, Antonio Sanz, o Agustín del Río, hacen que Portomarín sea conocida cómo Villa Jardín. Hoy en día es la población gallega que tiene más extensión de zonas verdes en su casco urbano.

Su privilegiada situación le proporciona un clima suave y una variada vegetación. 

En la parte más occidental se encuentran los relieves que separan Portomarín de la Ulloa, entre los que cabe destacar el Monte Narón, a 800 metros de altitud, y Pena da Lebre, con una altitud de 747 metros sobre el nivel del mar. En el centro del municipio se sitúan el Monte Castrillón, de 751 metros, y el Monte Gándaras de Cebres, 467 metros.

Climatológicamente se da un clima oceánico-continental con una temperatura media de 12º. Las precipitaciones son suaves y regularmente distribuidas al largo del año, excepto en los meses de Julio y Agosto que presentan una cierta aridez estival.

Riegan sus tierras numerosos arroyos y ríos, destacando los ríos Ferreira y Miño.

Portomarín cuenta con una superficie de 115 kilómetros cuadrados, divididos en veinte parroquias. La población, un total de 1918 habitantes, se concentra principalmente en las parroquias de San Pedro y San Nicolás de Portomarín, que conforman el centro urbano del ayuntamiento.

La distribución de la población por sectores de actividad muestran que un 34,24% se ocupan en el sector agrícola, un 11,57% en la rama industrial y un 43,83% en el sector servicios.

La ganadería es el principal sustento económico del municipio, siendo el ganado vacuno predominante, junto con la cabaña porcina y ovina, destinado fundamentalmente a la producción cárnica y láctea.

Las tierras de cultivo, representan el 12% de la superficie total, se dedican a productos como el maíz, trigo, centeno, o patatas, destacando también el cultivo de la vid. No hay que olvidar que Portomarín se encuentra en la Ribeira Sacra lucense, tierra de afamados vinos.

El sector pesquero, antaño de reseñable importancia en la economía del municipio, es hoy más bien una actividad deportiva, contando el ayuntamiento con instalaciones dedicadas las actividades naúticas; vela y piraguismo. Portomarín ofrece la posibilidad de hacer un recorrido en catamarán por las aguas del embalse de Belesar, dentro de las rutas turísticas de la Ribeira Sacra.